Semillas de Cannabis: Cómo y Por qué comerlas

|


Hemp 2258608 1920


Las semillas de cannabis son una de las comidas de moda, y con mucha razón: Tienen un perfil nutricional increíblemente completo, y son una de las fuentes vegetales de proteína y ácidos grasos más importantes.


Ahora, tenemos que tener en cuenta que existen dos tipos distintos de semillas de cannabis: Las primeras son semillas de cáñamo: Estas se suelen usar únicamente como alimento o para hacer aceite con fines cosméticos. Después están las semillas de marihuana: Estas se usan para hacer distintos tipos de aceite, desde aceite de CBD a aceite para vaporizadores y cigarrillos electrónicos. Obviamente, también se usan para plantar marihuana.


Pero al final del día, el valor nutricional de estas semillas es exactamente el mismo. Las semillas de marihuana suelen contener más THC, aunque no es una cantidad suficiente como para considerarlas más droga que alimento. Clic aquí para leer más.


Cómo consumir semillas de cannabis


Crudas


Sí, se pueden consumir crudas. Es esta forma las semillas se combinan muy bien en ensaladas: Añade un puñado de semillas de cannabis a tu ensalada para darle un toque especial.


Con helados, es un sustituto perfecto para la lluvia de cacahuate que tan popular es con algunos sabores de helado. Helado de chocolate con lluvia de semillas de cannabis: ¡Una delicia!


Con frutos secos y frutas: Combina estas semillas con frutos secos como castañas de cajún, almendras, y avellanas para hacerte un snack súper energético. Si te gusta lo dulce, puedes añadir pasas o algo similar.


Cocidas


La manera más simple y a veces la más satisfactoria es tostar las semillas en la sartén por un par de minutos. Disfruta de un sabor mejorado y una textura crocante que es para morirse.


También puedes mezclar avena, semillas de cannabis, chocolate y miel: Mezcla bien en un bol todo junto, espárcelo en una bandeja de manera que quede nivelado, y déjalo cocinar al horno. Tendrás una granola deliciosa y nutritiva.


Leche de cannabis


También es popular hacer leche con las semillas de cannabis. Para hacer leche, solo necesitas agua, azúcar, y un colador.

Con un litro de agua y doscientos gramos de semillas de cannabis, añade azúcar a tu gusto y mete todo en la licuadora. Licúa a conciencia, durante por lo menos cinco minutos, hasta que esté todo bien procesado. Pasa luego por un colador o por un filtro de tela y exprime bien.


Por qué comer semillas de cannabis


Proteína


Las semillas de cannabis ofrecen una de las proteínas más completas del mundo vegetal. Por cada treinta gramos de estas semillas, consumimos alrededor de diez gramos de la proteína más completa que hay: Contiene los nueve aminoácidos esenciales, se absorbe fácilmente, y contiene arginina, que ayuda a mantener la salud de nuestro corazón.


Ácidos grasos


Otra de las ventajas de consumir semillas de cannabis es que contienen valiosos ácidos grasos. Son, por ejemplo, una gran fuente de omega 3 y omega 6.


También contienen un ácido graso importante para la capacidad de nuestro cuerpo de regular naturalmente la producción de hormonas, el ácido gama-linolénico. Además, este ácido ha demostrado ser capaz de reducir los síntomas del síndrome premenstrual, un síndrome caracterizado por dolores de vientre y mal humor que preceden al período que afecta al 80% de las mujeres.


Fibra


Por si fuera poco, estas semillas también contienen un montón de fibra. Las semillas con cáscara particularmente, como las que vende Sensoryseeds, tienen un montón de fibra insoluble que ayuda mucho a la digestión y además alimenta la flora estomacal e intestinal, ayudando así a prevenir cualquier tipo de problema causado por falta de fibra.