“Turistas: no vengáis a España”

|



Más o menos en estos términos es como se está trasmitiendo en Europa el mensaje del Gobierno español a los turistas. Los periódicos, las radios y los medios especializados afirman que “España no espera turistas este verano”; “No podremos veranear en España en 2021”; “Hasta otoño España estará cerrada al turismo”.


Esta es la lectura desastrosa para los intereses nacionales que se está haciendo en Europa del mensaje del Presidente del Gobierno ante el sector turístico, en un congreso del área. Este mensaje no coincide con el de Portugal, Turquía o Egipto que, simplemente, no han dicho nada.


Es posible que cuando llegue el momento, el Presidente tenga razón. Pero por lo pronto, los turistas que vayan a hacer reservas de viajes este año van a apostar por países diferentes del nuestro, como es lógico. Porque nosotros le hemos dicho que no vengan, que vamos a cerrar.


Dicen que en las presidencias de los gobiernos está lleno de comunicadores, de ‘gurús’ que entienden de qué va esto de provocar impactos en el público. Una vez escuchado este mensaje, dudo de ello. ¿De verdad esto fue el resultado de una reflexión?

Un país que depende del turismo como es nuestro caso debe de hacer un esfuerzo para intentar llegar al verano. Nadie puede entender qué razones hay para que no se pueda vacunar a la mayor parte de la población por entonces. Pero no por el turismo, por la vida, por la salud: los ciudadanos vacunados están protegidos, por lo que vacunar no es sólo en beneficio de la economía sino de la salud, de la vida.


Decir que hasta otoño no estaremos, no sólo es grave porque despista al turista, sino porque les viene a decir a todos los que están encargados de organizar la vacunación: “No hay prisa, hasta otoño tenemos tiempo”.


Simplemente, inconcebible.


FUENTE PREFERENTE .COM