Qué ver en Madrid en 48 horas

|

Sin tu00edtulo


Madrid es una de esas ciudades que tienes la sensación de conocer al cien por cien, no importa las veces que la hayas visitado. La capital española parece no descansar nunca y con ella, sus millones de visitantes anuales. Aún así, si tienes la oportunidad de hacer una pequeña escapada a la ciudad madrileña, es posible disfrutar de toda su esencia en tan solo 48 horas. A continuación, te proponemos los mejores planes para realizar si dispones de poco tiempo.


Para los aficionados del fútbol una parada obligatoria es el Santiago Bernabéu. Actualmente se encuentra en construcciones, que están colocando una bóveda en el campo. Durante la pasada campaña el equipo merengue tuvo que disputar los partidos en el Di Stefano y parece ser que no les trajo mucha suerte. Aunque todos los pronósticos deportivos consideraban al Real Madrid como el posible ganador de la liga no lo consiguió, siendo el Atlético de Madrid quién conquistó el título liguero. Empezar la mañana visitando uno de los mejores estadios de fútbol de Europa es una buena forma de empezar nuestro recorrido por la capital.


A continuación podemos continuar nuestro trayecto con salida en la Puerta del Sol, con parada obligatoria en el kilómetro 0, y continuar por la Gran Vía madrileña para una tarde de compras, siendo este uno de los mejores planes si quieres conocer la esencia de Madrid. Pararse a tomar algo en alguna de las terrazas de los hoteles de la misma avenida y alargarlo hasta la noche para poder conocer la tan famosa noche madrileña.


Las siguientes 24 horas se pueden dedicar a la cultura, con salida desde la fuente de Neptuno, uno de los lugares más concurridos de la ciudad. A pocos metros de la misma se encuentra el Museo del Prado que cuenta con algunas de las obras más famosas de Velázquez, El Bosco y Goya, entre otros.


Comer por el centro de Madrid es el plan perfecto. No es necesario comer de menú, de hecho, algo más típico madrileño es hacer un recorrido de tapas por los diferentes bares del centro, aunque irse de la capital sin probar su cocido, sus callos o unas buenas torrijas es un verdadero pecado. Después de la comilona que no nos falte un paseo por el parque de El Retiro. Y nada mejor para acabar nuestro viaje como dedicárselo a asistir a alguno de los grandes musicales de la ciudad, muchos de ellos conocidos internacionalmente.