La feria taurina de San Isidro dejará un impacto en la capital de 61 millones de euros

Llega el 15 de mayo y la capital de España celebra las fiestas en honor a San Isidro, su patrón. Días cargados de actividades, conciertos, espectáculos y un sinfín de movimientos que deja un importante impacto económico en la ciudad. 

Si nos centramos únicamente en el espectáculo central de esta festividad, la feria taurina de San Isidro, se calcula que este evento dejará un impacto de 61’8 millones de euros en Madrid. A lo cual se sumará el incremento del 13% en la ocupación hotelera media, algo que no sorprende al conocer que en el festival taurino del año pasado se registraron cerca de 600.000 espectadores. Una cifra que no es de extrañar si valoramos que la festividad se distribuye desde el 11 de mayo y hasta el 11 de junio. 

San Isidro centra toda la informacion taurina de estos días y convierte a la ciudad del chotis en la capital de la lidia y la mayor feria taurina del mundo de la mano de Enrique Ponce, Roca Rey, Talavante o el 'El Juli' en una temporada que abre una nueva etapa, destacada por el impulso de la imagen y la comunicación donde los organizadores quieren aumentar el contexto cultural y turístico que rodea a la feria. 

En total, 51 toreros de alternativa, 9 novilleros y 7 rejoneadores harán el paseíllo en la plaza de Las Ventas, que por vez primera desde el año 2012 ha aumentado considerablemente el número de abonos vendidos, algo que es posible gracias a un sistema web que permite elegir la localidad sobre un plano de la plaza, y se pueden imprimir o descargarlas en el móvil. Comodidades que han empujado a que el número de abonados haya aumentado en 799 respecto a 2016. 

En esta experiencia cabe destacar que el 75 por ciento de las entradas se han vendido vía Internet. 

El rabo de toro y la Feria de San Isidro, compañeros inseparables de la gastronomía madrileña

A pesar de que el rabo de toro es un guiso originariamente andaluz, el plato es ya parte intrínseca de la fiesta madrileña, y ha empoderado la parte culinaria de este guiso cordobés en la capital española. 

Esta especie de ragout proviene, como suele suceder con muchos platos de la gastronomía española, de un origen muy humilde, ya que eran las familias más modestas las que esperaban pacientemente después de cada festejo taurino a que los empresarios le regalaran rabos, orejas, vísceras y otros restos de casquería de los animales, con lo que elaboraban este estofado de cocción lenta ahora convertido en manjar para una de las festividades más destacadas del calendario nacional. 

 

En el 2017 propició que Guanajuato fuera reconocido con el Premio de la OMT (Organización Mundial de Turismo) a la Excelencia y la Innovación en el Turismo en su 13º Edición, en la categoría de Políticas Públicas y Gobernanza, haciendo historia en México al obtener por primera vez este premio internacional.

 

Además de desempeñar el cargo como secretario de Turismo del Estado de Guanajuato, Olivera Rocha fue nombrado como Presidente de la Unión de Secretarios de Turismo de México A.C. (ASETUR) en el ejercicio 2017-2018 en el marco de la Vigésima Primera Asamblea Ordinaria.metros de diámetro, cuenta con aforo para 3.500 personas. Si bien no destaca por su grandes festejos ni por la grandiosidad de su mampostería, lo cierto es que esta sencilla plaza es la cuna de la tauromaquia al ser la más antigua del mundo ya que fue inaugurada en 1.711. Enclavada en un espacio natural envidiable en un paraje conocido como “El Castañar” su visita es obligada para quienes quieran tener en su pasaporte el gusto de caminar por el coso más antiguo del mundo.