Vive la fiesta del sol en Quito

|




La ciudad y sus alrededores se preparan para una de las celebraciones más especiales del año, el solsticio de verano en la mitad del mundo



Quito es la única capital del mundo atravesada por la línea ecuatorial, que divide al planeta en dos hemisferios. Cuenta con una ubicación geográfica privilegiada que influye en las bondades climáticas, que la ha posicionado como la ciudad de la eterna primavera.


En el punto situado en mitad del mundo, Quito celebra el próximo 21 de junio una festividad muy señalada: el solsticio de verano. Se trata de una de las tradiciones ancestrales más importantes de la cultura indígena, el Inti Raymi o fiesta del Sol. Esta es una de las cuatro festividades de los pueblos andinos, basada en las posiciones del sol, identificadas durante los solsticios del 21 de junio y 21 de diciembre, cuando el Sol está más lejos de la Tierra, y en los equinoccios del 21 de marzo y 21 de septiembre, cuando el astro está más cerca.


Las celebraciones ancestrales son parte inherente de la cultura quiteña. Por ello, esta fecha queda marcada en el calendario de forma especial: el solsticio de verano, también conocido como la celebración del Inti Raymi, la fiesta del sol, se celebra como un día muy simbólico en el cual al medio día el sol alcanza su cenit y proyecta las sombras más largas de todo el año. Se puede contemplar la luz del día por un momento más debido a este impresionante fenómeno astronómico.

En esta fecha tan especial, Quito y sus alrededores acogen todo tipo de festejos y tradiciones. Actos culturales y rituales andinos marcan la agenda para estos días. Es también una fecha única para apreciar los fenómenos de luz que se dan en algunas iglesias coloniales, construidas en alineación con los rayos de sol de los solsticios. Por ejemplo, en la iglesia de El Sagrario un rayo de luz solar entra por la cúpula a las 14h15 y poco a poco ilumina la parte baja de la figura del Sagrado Corazón, sube hasta llegar al corazón y termina en los ojos de vidrio de la escultura. Otros templos en los que suceden estos fenómenos lumínicos son la iglesia de San Francisco en la que a las 09h00, se observa el reflejo del sol en el padre eterno de la santísima trinidad y en el altar mayor de la iglesia de la Compañía de Jesús a las 10h00.


El Inti Raymi es en sí el símbolo de la gratitud que los pueblos andinos le ofrecen a la Pacha Mama (o Madre Tierra) por la bondad de haber permitido una buena producción y cosecha. La gratitud se celebra con música y danza. Celebrar esta vivencia milenaria permite que las raíces étnicas de Quito y su población conserven todo su esplendor y colorido.




Símbolos del Inti Raymi


Armay Chishi es el día exacto del solsticio de verano. Los autóctonos conocían muy bien este acontecimiento astronómico. Al atardecer, los ríos, cascadas y vertientes se tornan sagrados y generadores de poder y energía de la naturaleza. Solo aquellas personas que se han preparado durante el año para la gran celebración de la noche pueden acceder a estos sitios. Es un momento especial que muchos lo califican como un momento mágico donde se halla la paz, se reflexiona y se mantiene una conversación sagrada y personal con la madre tierra.


Por otro lado, el Aya Uma, líder mitológico del Inti Raymi, es el personaje más importante de las festividades del Inti Raymi pues es el líder espiritual del ritual, es el protector de la madre naturaleza y poseedor de las energías espirituales de las montañas. Toda la vestimenta del Aya Uma es un conjunto de símbolos que cuentan la historia del pueblo indígena y que a la vez inspira a las nuevas generaciones a ser fuertes, honestas y emprendedoras.

Cada rincón de Quito celebra este mágico ritual rodeado de sus tradiciones y costumbres, así, en Cayambe, provincia de Pinchincha, y donde se producen las flores más bellas del mundo, los deliciosos bizcochos y los riquísimos quesos de hoja y manjares de leche, eligen a la Inti Ñusta o Reina del Sol.


En Cochasquí, al norte de Quito, sus pirámides son muy visitadas durante los solsticios y equinoccios, cuando la población local se reune para celebrar el paso del sol.