Las últimas tecnologías para prevenir fallos en aviones

|

Aircraft 513641 960 720



Con el paso de los años, las tecnologías involucradas en todo el proceso de fabricación y utilización de los aviones van avanzando, y no sólo permiten que la experiencia de los pasajeros sea la mejor posible, sino también reducir al máximo las posibilidades de que ocurran accidentes con estas aeronaves, llevando esta situación a mínimos históricos.


Ingenieros y especialistas en la temática vienen trabajando en los últimos años en cuestiones específicas que ayuden a prevenir fallo en aviones, como por ejemplo una serie de plataformas de monitoreo que sean capaz de, en apenas unos segundos, ofrecer un diagnóstico preciso acerca de la salud de la estructura de estas aeronaves.


Afortunadamente puede decir que este tipo de mecanismos y sistemas han transformado el transporte aéreo en uno de los más seguros que existen, y las estadísticas indican que una persona, en promedio, podría pasar 36.000 años realizando un vuelo nacional anual antes de sufrir un accidente que resulte mortal.


Ahora bien, cuando ocurren estos accidentes, los informes detallan que en un 90% se producen como consecuencia de fallos humanos, mucho más difíciles de evitar y que hacen a la preparación de los pilotos y demás integrantes de la tripulación; mientras que apenas el 10% restante de los accidentes tiene que ver con fallas estructurales.


A pesar de ello, para poder prevenir fallo en aviones, no sólo es importante intentar formar a los pilotos y copilotos, sino también buscar todos los métodos posibles que reduzcan al máximo los accidentes producto de una estructura dañada.


Las últimas noticias dan cuenta, en tal sentido, del desarrollo de estos softwares que son capaces de distinguir si existe un daño en la estructura del avión de forma inicial, incluso uno de aquellos que no pueden ser detectados a simple vista por los expertos.


Lo que sucede es que existen ciertas estructuras en materiales compuestos que suelen ser usados para la fabricación de aviones, las cuales aún no ofrece pistas concretas acerca de en qué momento van a fatigarse y ceder, o al menos dejar de funcionar como deberían.


Estas nuevas herramientas para prevenir fallo en aviones se sirven de tecnologías de última generación como por ejemplo sensores de fibra óptica o sistemas Machine Learning, los cuales son capaces no sólo de detectar los daños que hemos mencionado, sino también de hacerlo mientras las aeronaves se encuentran operativas.


Estos sistemas de monitoreo se están probando ahora mismo en aeronaves especialmente diseñadas para fortalecer su capacidad de detectar errores o daños, aunque no falta mucho tiempo para que la industria aérea comience a aprovechar sus enormes beneficios.


Claro que para ello será necesaria previamente la instalación de los sensores de fibra óptica sobre las aeronaves, aunque éstos no producen la más mínima incidencia sobre el funcionamiento de los aviones, de modo que no afectarán el calendario de uso de estos vehículos.


Estos sensores, desde ese momento, enviarán información en tiempo real a las aerolíneas, pudiendo prevenir todo tipo de accidentes aéreos, como hasta ahora hubiera resultado imposible.