La competencia se queda en casa

|


Cuando los medios, incluso los especializados se refieren a la competencia citan a Turquía, Egipto y Túnez y a veces a Grecia. Compiten con nosotros para captar turistas europeos, y americanos en el último caso. Cuando se refieren al

turismo asiático la competencia es Francia, Italia, Gran Bretaña y otros similares.


Pero va a ser que no. La verdadera competencia está en su casa. Esos mil cuatrocientos millones de viajes de turistas internacionales representan solamente una quinta parte de los movimientos turísticos. Los viajes con pernoctación dentro del propio país fueron más de seis mil millones el pasado año. Además habría que restar en el primer caso más de cien millones de viajes de los chinos a destinos donde no necesitan pasaporte, Taiwán, Macao,Hong Kong… un extranjero ficticio, y sumarlos a los nacionales. Es lógico. China, India o Estados Unidos son verdaderos continentes donde hay mucho que ver, familiares que visitar, parques de atracciones y en general un idioma más o menos común.


¿Pero Europa? Pues más o menos lo mismo. Los alemanes, que salen mucho fuera de sus fronteras – su economía se lo permite, vamos a ver hasta cuándoviajan mucho más dentro de ellas. Magníficas playas en el Báltico, si el tiempo

permite disfrutarlas, lagos, montañas, pueblos que parecen medievales, ciudades medianas llenas de historia y grandes llenas de museos, mercadillos navideños, festivales musicales, y sobre todo magnificas estructuras de comunicación y seguridad con un sistema de alojamiento con tantas habitaciones como España y que incluye una gran variedad de hoteles,

pensiones, casa rurales, e infinitos bares y restaurantes. Y todo ello a precios razonables ¿Y qué decir de Francia o de Italia? Vale todo lo anterior pero con más playas, mejor clima, cultura infinita, gastronomía y vinos sin límite y la casa en el campo

que todavía muchas familias guardan para el verano . El caso de Gran Bretaña es solo ligeramente distinto. Allí hay más tradición de viajar fuera, solo los ricos tiene segunda residencia en, las infraestructuras son peores y la oferta culinaria y enológica de peor calidad pero evolucionando positivamente. Pero incluso allí Escocia, Gales, el Oeste de Inglaterra son

importantes destinos turísticos para los locales. Costa de Bohuslän, en Suecia. 


Y así podríamos seguir país a país, pero voy a subrayar uno que conozco bien: Suecia. Los suecos veranean en Suecia. Miles y miles de kilómetros de costa, tanto en el continente como en las infinitas Islas, playas y playas y playas tanto en el Atlántico como en el Báltico y una tradición de irse a la “ stuga", esas casitas de madera, en general rojas que vemos en todas las películas. Cada familia -y aquí no hay esa distinción de clases a lo británico- tiene la suya, que con el paso de los años se han ido convirtiendo en verdaderas casas de veraneo, o cerca del mar o e uno de los cientos de lagos rodeados de

frondosos bosques. Y además hay cerca de un millón de barcos, barquitos, lanchas para una población solo diez veces superior. Sí, claro, el clima no ayuda siempre, pero la luz, esa luz inmensa del verano te anima a salir aunque sea con un chubasquero. Y el agua del mar esta templada gracias a las muchas horas de sol, aunque sea tibio. Por supuesto los almuerzos son más modestos y el vino se guarda para las ocasiones aunque cada vez más habituales, pero el espacio es infinito, el silencio respetado, y las gentes infinitamente respetuosas, entre si y con la naturaleza. Las vacaciones fuera se

reservan para el invierno. No es extrañar que el “ lygscam" empiece a tenerefectos.


Todos los expertos estudian las políticas de nuestros competidores y hablan y escriben sobre los turistas “prestados" pero deberían empezar a estudiar las políticas de los principales emisores de turismo para que su gente se quede en casa, especialmente a nivel local. Los entes de promoción locales de algunas ciudades y regiones hacen un magnífico trabajo en Estados Unidos y Suecia, por ejemplo y solo se dirigen a la clientela nacional.


Si pensamos de esta manera nos daremos cuenta que todos los turistas son prestados y no solo eso cuatro millones anuales que se fueron a los destinos citados al principio.


Y como se debe hacer con todo lo que no es nuestro, hay que cuidar al máximo a todos esos turistas prestados para poderles verdad “espero que se encuentre usted como en casa".


Texto: Ignacio Vasallo