Escapada literaria por la Inglaterra de Jane Austen

|

IMG 0253


La vida de Jane Austen, la escritora británica de novelas, y posteriormente de películas y series, tan notables como Sentido y sensibilidad, "Orgullo y prejuicio"," Emma" y "Persuasión" nos conduce a un mundo irresistible: Bath, la ciudad romana y neoclásica; el famoso enclave megalítico de Stonehenge; las gigantescas catedrales deSalisbury y Winchester; los verdes campos de Hampshire.


Jane Austen vivió en Bath 5 años. Y escribió: “¡Quién puede aburrirse de Bath!”. En efecto, Bath es una ciudad magnética, a la que se vuelve, arrebatado por su elegancia. Situada al oeste de Londres, a un par de horas en coche o tren, alberga el Centro Jane Austen, situado en la misma calle donde ella vivió durante su juventud, con su típico afternoon tea y la posibilidad de disfrazarnos, tan habitual en los museos británicos; las Assembly Rooms, centro social de la época donde se encuentra el Museo de la Moda, con colecciones históricas y contemporáneas. Pero, sobre todo, las termas romanas con sus humeantes aguas termales y el templo dedicado a la diosa Sulis Minerva, que se conservan maravillosamente desde los siglos I-IV d. C. Sin olvidarnos, claro, del sofisticado The Pump Room Restaurant, donde degustar un exquisito lunch o tea ingleses, al son de la música. 


IMG E0080 Bath Termas romanas

De paso, también se puede visitar Salisbury, con el mayor complejo de catedral y claustro góticos de Gran Bretaña. Su sala capitular guarda el ejemplar mejor conservado de los cuatro que existen de la Carta Magna de 1215, con claúsulas de justicia social que han inspirado declaraciones de derechos contemporáneas.


Y hacer una visita obligada: Stonehenge, impresionante construcción de 4.500 años de antigüedad, con organizado centro de interpretación y súper tienda.


Ir a Winchester, famosa por su catedral, con la nave más larga de todas las góticas europeas. Allí la gente se agolpa ante de la lápida de Jane Austen y la placa que la recuerda. La escritora pasó los últimos meses de su vida en una casa próxima al recinto religioso, para estar cerca de su médico. Desde una ventana, su hermana Charlotte contempló pasar la comitiva del entierro en 1817. También, se puede visitar el Castillo, que conserva la “Mesa Redonda”, pintada en el siglo XVI.


Y muy cerca de Winchester está Chawton, con la casa de campo-museo en la que la maestra de la novela romántica y la ironía fue más feliz. Rescatada por una asociación de entusiastas voluntarios, mantiene la distribución y muebles de la época, como la mesita en la que Jane escribió y revisó seis de sus novelas. Y, junto a una ermita rodeada de campos con ovejas pastando, las tumbas de la madre y la hermana de Jane.


Este es, sin duda, un pequeño viaje hacia el interior de uno mismo.


Texto y Fotos: Eva Frutos