Córdoba celebra la Fiesta de los Patios

|



En Córdoba, hay censadas 1.700 casa con patios, si bien, solamente son visitables 220. Aunque el momento ideal para apreciar la belleza de sus patios es en el mes de mayo, durante las dos semanas que dura la Fiesta de los Patios de Córdoba, reconocida por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en esta ocasión el evento se ha tenido que trasladar por motivos de la pandemia del coronavirus, al mes de octubre. Concretamente, del 8 al 18, periodo en el que el visitante podrá descubrir su encanto puede hacerse en cualquier otro momento.


Para mostrar estos encantos singulares se ha creado el Centro de Interpretación de la Fiesta de los Patios (calle Trueque,4), una casa-patio emblemática de la tradición festiva de Córdoba, la fiesta de todo un pueblo, que vive sus patios de casas particulares, que los abren de manera desinteresada y que compiten por destacar como el más bello.


Las casas patio, que han albergado a una gran cantidad de población en alquiler, las llamadas casas de vecindad, representan también para la ciudad un patrimonio con valor etnológico de gran interés. Además de la visita a este Centro se realizan visitas guiadas a estos recintos floridos.


El Hotel Hospes Palacio del Bailío se encuentra en el corazón histórico de la ciudad califal, el establecimiento, declarado Bien de Interés Cultural, representa una clara apuesta por la combinación de cultura, bienestar, arte, historia, gastronomía y descanso. El palacio es una antigua casa solariega, caracterizada por sus grandes dimensiones y sus patios y molduras enteras de piedra caliza recubiertas de mortero de cal. Con cuatro patios andaluces únicos con flores, árboles frutales y plantas aromáticas. El patio central de 160 metros cuadrados, con un suelo de cristal, desvela los vestigios de una impresionante villa romana del siglo I d.C. Además, es el único hotel con baños romanos interiores y piscina exterior ubicada en un oasis rodeado de árboles frutales y plantas aromáticas. En su Restaurante Gastronómico Arbequina que dirige el chef Javier Moreno, se puede tomar un Menú degustación con acordes de guitarra española. El ambiente más reposado y los acordes de la guitarra se unen para llenar de magia las noches de Córdoba, de la mano de prestigiosos guitarristas.




La tradición de los baños en el mundo árabe tiene siglos de práctica. En Córdoba hay varios que han conservado su encanto, aunque los han adaptado a las necesidades más exigentes de hoy. Baños Árabes de Córdoba es un espacio de 500 metros cuadrados situado en el corazón de la judería que cuenta con cuatro piscinas: caliente, templada, fría y de flotación, además de un hammam (baño turco). Allí se puede disfrutar de baño ilimitado sin presión de horarios, para transportarse a otro espacio temporal y conseguir una relajación total. La entrada a los baños árabes (15 euros) lleva incluida la degustación de un té. El establecimiento tiene, también, una hospedería que permite a sus huéspedes bajar directamente en albornoz de la habitación al baño.


Otra opción es Baños Árabes Hammam Al Ándalus, a pocos metros de la Mezquita Catedral de Córdoba, en el corazón de la capital del califato Omeya, un recorrido por la cultura del agua y los aromas de la época, recuperados para el bienestar de cuerpo y mente.


Las Caballerizas Reales de Córdoba, situadas frente al Alcázar, se crearon en el año 1570 por real decreto de Felipe II, que dio rienda suelta a su afición por los caballos y a su proyecto de crear para sí y para el mundo una de las mejores razas que ha dado la historia: el caballo andaluz, de pura raza española. Lo que en un principio fue un simple deseo real, terminó siendo uno de los más grandes y queridos proyectos de Felipe II. El pura raza español era muy apreciado para montar y llegó a convertirse en un claro símbolo del imperio español. En la actualidad, los caballos vuelven a su lugar de origen, Córdoba, la ciudad que los vio nacer.



Texto: Andrés Alonso