¿Cómo viajar de Suiza a España?

|

Descarga



Considerando las enormes diferencias que existen entre ambos países, sobre todo desde el punto de vista del clima, cada vez son más los habitantes de distintas ciudades suizas, suizos o no, que deciden pasar sus vacaciones o días libres en España, aprovechando a encontrarse con temperaturas generalmente más elevadas, que dan lugar a otros paisajes, costumbres y actividades.


Claro que, antes de disfrutar de todo lo que España tiene para el turista, primero se debe encontrar el medio de transporte ideal para iniciar esta travesía, y las opciones son las que todos suponemos: viajar en avión, en autobús, tomar un tren a Suiza desde España, o bien hacerlo en coche particular.


Como suele ocurrir, cada uno de estos medios de transporte tiene sus propias ventajas y desventajas por lo que, a continuación, intentaremos detenernos en ellas para que las conozcas más a fondo y, así, puedas decidir cuál es el que mejor se adapta a tus necesidades.


En términos generales, podríamos decir que el avión es la opción ideal para aquellas personas que no cuentan con muchos días libres, que sólo quieren llegar al destino que han planeado para sus días de descanso, y que intentan no perder tiempo en el camino.


Los billetes de avión entre Suiza y España no suelen ser costosos, aunque su principal punto en contra es que uno se pierde las bellísimas panorámicas y pueblos que les unen por tierra.


En el caso del autobús, en tanto, los costes tampoco son mucho más elevados, y se consigue apreciar buena parte del recorrido que lleva desde un país al otro, con la posibilidad de ir observando cómo cambia la fisonomía del suelo, los estilos arquitectónicos, los campos, etc.


Como contrapartida, los autobuses no suelen ser muy confortables, y apenas se detienen, de manera tal que todo ese acercamiento al contexto que rodea el viaje se produce más desde la ventanilla, que teniendo un contacto real con cada una de las localidades que aparecen en el trayecto.


Luego tenemos el tren de Suiza a España, probablemente la mejor alternativa para quienes quieran viajar cómodos, sin resignar espacio personal, ni tampoco el ir descubriendo cuáles son las maravillas que rodean a las distintas estaciones, mientras se aprovecha cada parada.


Si bien el tren es un medio de transporte que puede resultar más costoso para este desplazamiento, son muchos los que lo eligen a partir de la seguridad y tranquilidad que brinda a los pasajeros, como atendiendo también a que es ideal para cuando compramos los tickets sobre la hora de partida.


En última instancia tendríamos el coche particular que, aunque otorga una mayor libertad en general a quienes se están trasladando, también implica la preocupación de ser uno el que conduce a través de carreteras que tal vez no conozca. Nuestra recomendación en todo caso sería que tomes un tren y, ya llegado a España, busques un automóvil de alquiler para moverte.