Auge del turismo rural

|

Tourism 4712922 1280



La pandemia por coronavirus y el posterior confinamiento que se dispuso en buena parte del territorio español, junto con la restricción total o parcial de los vuelos internacionales, dejará secuelas y costumbres relacionadas con una industria tan poderosa como lo es la del turismo.


En efecto, a medida que vamos recuperando la vieja normalidad, o adaptándonos a esta Nueva Normalidad, comienzan a observarse los primeros hábitos adquiridos tras lo peor de la pandemia. Evidentemente, la búsqueda de casas rurales es una de las tendencias que se avizora para los próximos años, como una forma de relajarnos realmente, sin sufrir por estar expuestos al virus.


Como decíamos, en los últimos meses ha explotado el número de españoles que solos, en pareja o con amigos, deciden abandonar sus hogares en los que han vivido encerrados en los últimos meses, para disfrutar del aire libre, y los motivos para tomar esta decisión son muchos.


En primera instancia, nos encontramos con que las casas rurales en Asturias y otros tantos puntos de la geografía nacional que parecen especialmente pensados para esta clase de salidas, brindan entornos cerca de los animales y las plantas, y lejos de las riesgosas aglomeraciones humanas.


Y es que aunque el calendario de vacunación avance y muchos comiencen a estar protegidos, algo también ha cambiado en la forma en la que vemos el mundo. Algunos de los que valoraban comodidades propias de las grandes ciudades están comenzando a dejarse enamorar por las cosas simples de la vida, como el campo y los sitios abiertos que nos esperan con los brazos abiertos.


De hecho, un buen número de estas personas está aprovechando la ocasión para descubrir por qué miles de españoles se decantan por el turismo natural hace años. Nos referimos, por ejemplo, a quienes buscan ciertos elementos de confort, como casas rurales con piscina.


Pues bien, en este sentido tenemos que decir que la oferta en alojamientos rurales en Asturias y el resto de España es realmente completa, con hospedajes para toda clase de clientes, desde aquellos que quieren tener una experiencia lo más alejada de la tecnología posible, hasta quienes por diferentes circunstancias valoran que no les falta nada. Ni siquiera una piscina.


Y luego, claro, alrededor del turismo y los viajes rurales se desarrollan todo tipo de opciones de ocio y entretenimiento, entre las que podemos mencionar por ejemplo las clásicas degustaciones tanto de alimentos como de bebidas típicas de las distintas regiones del país.


Este acercamiento a las culturas locales, la manera en la que podemos establecer lazos con quienes conforman la España a veces olvidada, es una de las mejores noticias que tenemos tras esta pandemia por Covid-19 que tanto nos ha complicado la vida.


Por último, éste es un momento también para reconocer lo que representa España en términos de variedad turística, ya que no faltarán viajeros de otras partes que quieran disfrutar de casas y alojamientos rurales como los que tenemos aquí.


A ellos también se les aconseja acercarse.