4 (1)

A los 2 o 3 días se dan vuelta manualmente a los racimos y se retiran cuando estén en el punto adecuado para vinificarlos.No se despalilla, esto es muy importante, por una parte el raspón abre camino en la prensa al poco líquido y se necesita que en el vino salga el verdor del raspón.La merma es muy elevada, con 100 kilos de uva se obtienen 29 litros de zumo.A la hora de vinificar se le añade alcohol hasta 9º, grados ya que el azúcar no puede con todas las levaduras que tienen las uvas.Su contenido mínimo en azúcares es superior a los 272 gramos por litro.Luis Javier Del Valle Vega.www.dendecaguelu.com

Comenta
3

Rodeado de tierras de viñedos y localidades en los que el asado de lechazo al estilo castellano se convierte en devoción, el pequeño municipio de Traspinedo, en Valladolid, con apenas 1000 habitantes, una extensión de 26 kilómetros cuadrados y puerta de la denominada “milla de oro del viñedo español” tiene en el “Pincho de lechazo” a su estandarte y referente gastronómico en la ribera del Duero vallisoletana.Esta peculiar manera de cocinar el lechazo es ancestral en la zona, y está directamente relacionado con las tareas agrícolas y satisfacer la necesidad de comer caliente en el campo, utilizando las materias primas de la que se disponía.

Comenta
PA120088

Un celoso ecologismo con el beneplácito político, más de despacho y teórico que asentado en la realidad, en el que las banderas de los menos se impone sobre la lógica y el silencio de los más, primando más la supervivencia de razas salvajes sobre la humana.

Comenta
Nems 1

Por lo general se consumen calientes, aunque también los hay para su consumo en frío.La envoltura habitual, y más tradicional, es la oblea de arroz, las “banh trang”, que también se utilizan en otras elaboraciones, y es todo un clásico de la cocina vietnamita, ya que prácticamente cualquier alimento se puede envolver en estás láminas, y su consumo está extendido por todo el país.Para su elaboración, se parte de la fina masa de harina de arroz, que se mezcla con agua y se vierte, poco a poco, en un paño extendido sobre un recipiente de agua hirviendo, cuyo vapor da consistencia a la mezcla en segundos.

Comenta