Mayagüez, La Sultana del Caribe

|

La urbe tiene una elegante plaza con adoquines, fuente, bancos y una estatua de Cristóbal Colón sobre un pedestal en forma de globo, flanqueada por la iglesia y por la casa consistorial. Una auténtica joya es el teatro Yagüez, una construcción en forma de herradura de influencia europea, que se reformó en 1.920, ya que el anterior de estructura de madera se destruyó en un trágico incendio.


Cuenta la ciudad con un extraordinario ambiente estudiantil, ya que no en vano en sus universidades hay matriculados 15.000 jóvenes, que estudian ciencias agrícolas e ingeniería civil, artes liberales y administración de empresas entre otras disciplinas.


Precios es el teatro Yagüez, declarado monumento histórico en 1.976, y que ha sido restaurado después de sufrir un incendio. Su interior cuenta con admirables



palcos, balcones y una galería en forma de herradura similar a los teatros europeos de principios del siglo pasado. En él se representa teatro, así como operas, operetas y zarzuelas.

La Acaldía es un edificio de estilo neoclásico coronado con una torre con reloj, que presenta en su fachada capiteles corintios y columnas grecorromanas. La estructura original fue destruida por un terremoto en 1.918. Ocho años después se reconstruyó.


Frente a la Alcaldía se encuentra la catedral de Nuestra Señora de La Candelaria, cuya advocación nos recuerda que fueron canarios los fundadores de la ciudad. El edificio también se vio afectado por el terremoto. Se remodeló en 2003 recuperando el estilo original.


El espacio entre la Alcaldía y la catedral conforman la plaza de Colón, con su estatua en el centro de bronce. Este espacio rememora el descubrimiento de Puerto Rico, ya que algunos historiadores sostienen que Colón entró por la bahía de Mayagüez.


En nuestra excursión por el Oeste teníamos marcado en rojo el Parque de las Cavernas del Río Camuy, no en vano es uno de los lugares más espectaculares de Puerto Rico. Al llegar comenzarás tu travesía con un vídeo y luego un trolley te lleva a la entrada de la cueva principal, Cueva Clara, con altura máxima de 50 metros. Tiene un kilómetro de recorrido acondicionado para el público. Llaman la atención sus estalagmitas y estalactitas inmensas. Durante el recorrido los guías del parque te informarán sobre el ecosistema de la caverna de una manera muy amable. Para terminar, el trolley parará en el Sumidero Tres Pueblos, una depresión impresionante, donde al final verás el Río de Camuy.


La iglesia de Cabo Rojo fue la única del área oeste de Puerto Rico que sobrevivió al terremoto de 1.918


Al llegar a Quebradilla nos dirán que “lo mejor es su gente”. Sus 26.000 habitantes están orgullosos del teatro Liberty, un coqueto edificio, rehabilitado en 1.921, donde se han representado muchas zarzuelas, varias de ellas llegadas de España, compartiendo escenario con la ciudad de San Juan. También se utilizó como cina mudo. Aún conserva los proyectores de carbón. La casa del Rey y la iglesia de San Rafael Arcángel son otros centros de interés.


Nadie que viaje a Porta del Sol se puede perder un paseo nocturno en barco por su bahía bioluminiscente. En la región de La Parquera, las aguas de la bahía Fosforescente y de la Monsio José, destellan al ser agitadas por el oleaje o por aquellos turísticas que quieran darse un chapuzón único. La bioluminiscencia de estas aguas está motivada por estar poblada de millones de micro organismos que emiten luz.




Texto y Fotos: A. del Saja.