EGIPTO . La ruta de La Sagrada Familia

|

La Huida




Y así partieron de Belén en su camino predestinado, lleno de peligros a cada paso. En aquellos lejanos días, había tres rutas que podrían ser seguidas por los viajeros que atraviesan el Sinaí de Palestina a Egipto, un paso que por lo general se lleva a cabo en grupos. Pero, en su huida de la furia infanticida del rey Herodes, la Sagrada Familia comprensiblemente tenía que evitar los caminos trillados por completo, y seguir caminos desconocidos, guiados por Dios y su ángel. Se abrían paso, día a día, a través de valles escondidos y en mesetas desconocidas en los páramos escarpados de Sinaí soportando el calor abrasador del sol durante el día y el frío de las noches del desierto. Y así llegaron, por fin a Egipto en la que inician su periplo según la crónica llamada Minar escrita por el Papa Teófilo, Patriarca de Alejandría 23 (384-412 dC), quien recibió una revelación de la propia Virgen María, que le relató los acontecimientos del viaje y los lugares que visitaron.





El Viaje




La Sagrada Familia llego desde Belén hasta El-Zaraniq a unos 37 km al oeste de Al-Arish y entró en Egipto por el norte del Sinaí, por Farma (Pelusium) donde debieron detenerse en algunos de sus oasis, cerca de Port Said. Ya en el delta del Nilo llegaron a la ciudad de Tel Basta cerca de la ciudad de Zaqaziq. Se dirigieron hacia el sur hasta la ciudad de Mostorod, a unos 10 Km de El Cairo, esta ciudad se llamaba antiguamente Al-Mahamma que significa “lugar de baño”, en conmemoración a que la Virgen María bañó al niño Jesús y lavó sus ropas. En este lugar Jesús a su regreso creó una fuente que sigue existiendo hoy día. Siguieron su viaje hacia el noroeste a Belbeis, allí La Sagrada Familia se protegió del sol a la sombra de un árbol, que hoy recibe el nombre de “el árbol de la Virgen María”. Siguieron hasta la ciudad de Meniet Samannoud (Meniet Genah) situada en el noroeste y allí cruzar el Nilo hacia Samannúd (Jamanuti-Zebet Nether), donde fueron bien recibidos, continuaron hacia el noroeste hasta Sakha (Khaset-Lysous-Pija Ysous). La huella de Jesús apareció en una roca, y ahí tomo la ciudad su nombre copto (Lysous), esta roca fue ocultada durante siglos por temor a que fuese robada y desde hace algunos años está expuesta al público. La Sagrada Familia cruzó el Nilo hacia el oeste y se dirigió hacia el sur hasta Wadi El-Natrun lugar que fue bendecido por Jesucristo y la Virgen María.


Viajaron hacia el sur y volvieron a cruzar el Nilo hacia el este, hasta la zona de Matariah, cerca de


Ain Shams (Heliópolis) a 10 Km de El Cairo. En Matariah, La Sagrada Familia se protegió del sol debajo de un árbol conocido hoy como “El Árbol de María”.





Y por fin llegaron a El Viejo Cairo.





En el área que llamamos “El Antiguo Cairo” es donde con mayor fuerza se recuerda el viaje de la Sagrada Familia, allí se desarrolló posteriormente el incipiente cristianismo, en épocas donde se conjugaban alternativamente el conocimiento de la Palabra con las persecuciones. Se cobijó en una cueva durante tres meses, sobre la cual, años después, se construyó la Iglesia de San Sergio (Abu Serga). En esta zona, se produjo el encuentro de las religiones, ya que aquí, a pocos metros, se establecieron los primeros cristianos, los primeros musulmanes y los judíos más antiguos, que construyeron la primera sinagoga de África.

 


La iglesia de San Sergio tiene forma de Arca de Noé, en sus paredes interiores se suceden iconos realizados sobre madera y planta de papiro, en donde aparecen numerosos dibujos con forma de paneles de abeja, «porque la Palabra de Dios es más dulce que la miel». Saliendo de esta iglesia, recorriendo la misma callecilla, se llega a la sinagoga, aunque antiguamente fue iglesia cristiana. Tras el edificio se encuentra un pozo que recuerda el mismo lugar donde fue encontrada la canasta de Moisés por la hija del faraón, ya que el sitio se encuentra cerca de un antiguo palacio de Ramsés. La tradición asegura asimismo que Jeremías está enterrado en este mismo lugar.


Parece ser, con cierta lógica, que todos los lugares visitados por la Sagrada Familia se convirtieron en una iglesia. Esta proliferación de edificaciones cristianas puede apreciarse en el barrio del viejo Cairo. Algunos de los sitios para visitar en el área son: La Iglesia Colgante (Al-Muallaqa), la iglesia de Santa Bárbara, la iglesia y convento de San Jorge, la Iglesia de la Virgen (qasriet Al-Rihan), el Museo Copto y la Sinagoga de Ben Ezra, también en la zona llamada Fustat (cercana al Cairo Copto) se encuentra la Iglesia de San Mercurio y el convento de Abu Sefein.


La Sagrada Familia deambuló por El Cairo para quedarse algún tiempo en el barrio de Maadi, donde actualmente se eleva una preciosa iglesia dedicada a la Virgen. Luego, desde allí, tomaron un barco para dirigirse hacia el sur de Egipto, hasta la ciudad de Assiut, donde está el Monasterio de Al-Moharrak. Es una de las paradas más importantes de La Sagrada Familia, hasta tal punto, que ha sido denominada el segundo Belén. Aqui permanecieron seis meses y diez días en la cueva que luego se convertiría en el altar de la iglesia antigua de la Virgen. El Altar de esta iglesia es una gran roca en la que se sentaba Jesús.


En este monasterio se le apareció el Ángel del Señor a José en sueños y le dijo: “Levántate, y toma al niño y a su madre, y ponte en camino a la tierra de Israel, porque ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño” (Mt 2, 19-21).

 




El Retorno




Se pusieron rápidamente en marcha y tomaron un camino distinto hacia el sur hasta la Montaña de Dronka que fue bendecida por la La Sagrada Familia y donde se levantó un monasterio en una cueva en nombre de la Virgen.


Llegaron a El Cairo y a través del Sinaí a Palestina, donde vivieron San José y La sagrada Familia en el pueblo de Nazaret en Galilea.


Así terminó el viaje que duró más de tres años, en el que recorrieron más de dos mil kilómetros. Hicieron a pie la mayoría del viaje, soportando calor, frio, hambre, sed y la persecución por todo Egipto






Texto y Fotos: Pedro De Lucas