Glamping, ¿de qué se trata la nueva tendencia en turismo rural?

|

CHVibHMzNjIxMW9yZGVyaW1n


El paulatino final de las restricciones a la movilidad, y el creciente interés de los españoles por poder salir de casa y alojarse aunque sea unos días en un entorno rural, pero sin perder las comodidades que tienen en su vivienda, está abriendo paso a otro modo de turismo.


Se trata de lo que conocemos como glamping, la contracción de las palabras glamour y camping, encerrando lo mejor de cada uno de estos conceptos históricos en lo que refiere al turismo en la Vera, y también al resto del territorio nacional, por qué no.


Lo cierto es que son, precisamente, parajes como éstos los que se han adecuado de inmediato a los nuevos requerimientos de los viajeros, poniendo a su disposición todo el confort que les interesa obtener, en espacios cuidadosamente planificados, como por caso las famosas fincas locales.


De este modo, si estás pensando en una escapada rural para tus próximos días libres, tienes la posibilidad de conocer algunos encantadores pueblos, como Villanueva de la Vera, declarado Conjunto Histórico Artístico, y al que cada año arriban miles de visitantes para conocerlo.


Quienes por este destino se deciden, tienen la posibilidad de permanecer integrados a un ámbito absolutamente natural, sin que ello signifique sufrir las carencias que algunas veces debemos aceptar cuando hemos decidido alejarnos de la ciudad, la tecnología y las facilidades.


Con zonas comunes para el esparcimiento, piscinas ecológicas de uso comunitario, y otras de las ventajas que probablemente no sabías que el turismo rural estaba en condiciones de ofrecerte, ésta es una de las mejores experiencias que puedes pasar sólo, compartir con tu pareja o toda tu familia.


Si del Glamping Veragua se trata, entonces, no podemos dejar de recomendarte que dediques varias tardes a realizar paseos para disfrutar de las espectaculares vistas a la Sierra de Gredos o, por qué no, adentrarte en el bosque de robles para respirar la paz que únicamente esa clase de sitios brindan.


Los amantes de los animales tienen sus propios motivos para decidirse por este punto de la geografía española, donde hallarán ejemplares de especies como abejarucos, abubillas, oropéndolas, rabilargos, jilgueros, además de otras rapaces que conviven con los humanos que se alojan por aquí.


En términos de confort, seguramente lo que deseabas escuchar, se ofrecen apartamentos turísticos con cocinas equipadas tanto como las de tu vivienda, incorporando vitrocerámica, nevera, microondas, tostador y todo el menaje que hace falta para que prepares tus platos.


El baño, también clave cuando de turismo rural hablamos, es completo con plato de ducha, y cada una de las divisiones o apartamentos viene con un mobiliario de jardín propio, con mesas y sillas, gracias a los que disfrutarás del espacio verde a lo grande mientras tomas algo y te relajas.


Otros detalles que tampoco deberías perder de vista son la calefacción y el aire acondicionado, que los hace aptos para cualquier época del año, la televisión o el WiFi.


En síntesis, pocos destinos encarnan mejor la figura de glamping que éste.