El mito de las generaciones

|


Bobby Duffin, Director del PolicyInstitute delKing´s College de Londres , acaba de publicar un libro , todavía no traducido al español, que aporta nuevas perspectivas al estudio de las relaciones entre las generaciones en las sociedades desarrolladas de Europa y Estados Unidos. Se titula simplemente “ Generations” en la edición a la venta en Gran Bretaña y, más provocativamente “ The MythofGenerations “ en su versión americana.


Lo que trata de dilucidar es si el año en el que naciste influye en quién eres. La respuesta es positiva.


La conclusión es que hay una nueva división en la sociedad y en la política en la que lo determinante es la edad y no la clase social, como acabamos de ver en Alemania donde los mayores han votado SPD o CDU mientras que los jóvenes lo han hecho por los verdes o los liberales.


Las actitudes de cada generación dependen de las tendencias sociales heredadas, de las experiencias formativas-tener hijos, por ejemplo – y del” efecto cohorte” por el que toda una generación queda marcada por experiencias que han tenido lugar cuando se están formando esas actitudes, que suele ser al final de la adolescencia.


Hoy dia ya no hay una gran división en las actitudes; los jóvenes y los mayores comunican mucho más entre sí y se preocupan por lo que les ocurre a los otros.


Los jóvenes no se oponen a las costosas leyes que protegen a los mayores como la de subir las pensiones con la inflación porque desean el bienestar de estos.


Tanto los gastosen pensiones como los dedicados a la sanidad- los mayores son los que más gastan en esta partida - son intocables, a pesar de que suponen más del 40 % de los presupuestos de los diversos estados, que se dedican a atender precisamente a los que más tienen.


Las diferencias culturales disminuyen, pero las económicas aumentan, fundamentalmente por el incremento del valor de los activos, tanto inmobiliarios como financieros que están en manos de los mayores, por lo que adquirir una casa es mucho más difícil para los jóvenes, que tienen que acudir al “Banco de Papa y Mama “que es uno de los principales bancos hipotecarios. Estos tardan muchomás en independizarse con lo que se extienden los lazos afectivos. Los padres desean que los hijos vivan cerca para ocuparse del cuidado de los nietos y despuésrecibir el de los hijos.


La brecha generacional se agranda aun más por el tamaño de las cohortes. Los “ babyboomers “-1945-1962, en España desde unos años antes por el efecto del fin de la guerra - como su nombre indica ,pertenecen a cohortes numerosas que pueden marcar tendencia por el poder que les dan sus votos -además acuden a las urnas en mayor porcentaje que las siguientes generaciones-


Muchos jóvenes no votan al saber que su partido no va a ganar y se refugian en las redes sociales que les permiten vivir una vida autónoma o, en España sueltan vapor con los botellones para enfrentarse con las autoridades en vez de con los padres como antes.


Los mayores ayudarán los jóvenes y estos a los viejos porque tienen más en común de lo que los pesimistas suponen. Esto es una novedad en las sociedades desarrolladas de Europa y América.




Ignacio Vasallo