Madrid y Cabezón de la Sal unidos por el hojaldre

|


Madrid y la localidad cántabra de Cabezón de la Sal se han unido por el hojaldre en el transcurso de un encuentro gastronómico celebrado en Puente Viesgo. Entra las diferentes catas y charlas celebradas, estuvo una dedicada al

hojaldre en la que tomaron parte las hermanas Estela y Mariola Gutiérrez, con negocios de pastelería en la Capital de España y en la villa de la sal. La cata fue moderada por Gabriel Argumosa, de la Academia Cántabra de Gastronomía y miembros de la Cofradía del Hojaldre de Torrrelavega.


También, estuvo presente, Higinio Gutiérrez, del mismo colectivo gastronómico torrelaveguense.


Ambas pasteleras, hijas del recordado pastelero Pedro Gutiérrez, dieron todo tipo de explicaciones sobre la forma de elaboración de estos dulces muy enraizados en Cantabria y, especialmente, en la ciudad de Torrelavega.


Estela Gutiérrez quedó subcampeona en el IV Premio Pastelero Revelación, que se celebró dentro del congreso Madrid Fusión. En el certamen, convocado por Síbari Food, tomaron parte 6 finalistas, con el objetivo “estimular y poner en valor la gran labor que están llevando a cabo en nuestro país los mejores profesionales del universo dulce y que supone uno de los mayores reconocimientos que puede recibir en su carrera”.


De Estela Gutiérrez, que trabaja en el obrador de pastelería “Estela Hojaldre” de Madrid, dijeron los organizadores del concurso que “domina el hojaldre como pocos en España. Una auténtica experta que ha trasladado a Madrid la tradición de los hojaldres de Cantabria. Oficio que aprendió junto a su padre en la Pastelería Pedro Gutiérrez en Cabezón de la Sal, pueblo que comparte esta especialidad con Torrelavega. En su obrador en Madrid hace diabluras. Sus cruasanes, palmeras de chocolate y pasteles hojaldrados rellenos de crema son adictivos”.


La pastelería “Estela Hojaldres” se ubica en la madrileña Plaza Jesús, 5 y Pastelería Pedro, en la plaza Virgen del Campo, de Cabezón de la Sal.



Andrés Alonso