El futuro de las agencias de viajes

|


Dentro del inmenso sector económico del turismo , que es el que más está sufriendo la crisis provocada por la pandemia, las agencias de viaje son las que se llevan la peor parte.



A finales del 2011, uno de momentos de máximo esplendor de este negocio , que había crecido en los últimos años , estaban funcionando 11.200 empresas entre mayoristas y minoristas, que generaban cerca de sesenta mil empleos con una facturación global del orden de 21.000 millones de euros de los que menos de un cinco por ciento eran ingresos netos.


Más del noventa por ciento son microempresas como franquicias y similares que tienen que pelear por el pequeño

nicho que no ocupan los grandes grupos que facturan cerca del cincuenta por ciento del total.


Su principal fuente de ingresos son las ventas de productos complejos , que el cliente normal tiene dificultades de cualquier tipo para adquirir, como cruceros, paquetes turísticos , alojamiento en hoteles y viajes a la carta ,especialmente a destinos lejanos , y los viajes de negocios, en los que los margenes están entre el cinco y el diez por ciento , mientras que en la venta de billetes de tren ,avión y de ferrocarril solo ingresan los pequeños gastos de gestión.


En los grandes destinos turísticos también obtenían aceptables rendimientos por la prestación de servicios receptivos por cuenta de los operadores extranjeros.


Con la pandemia, la mayor parte de esas fuentes de ingresos se han secado o llevan camino de hacerlo. Los viajes a destinos de larga distancia simplemente han desaparecido , los cruceros tardarán en recuperar una actividad aceptable debido a la edad de los clientes que exigen costosas medidas extra de seguridad sanitaria y la fuerte

disminución de la oferta por el desguace de barcos anticuados, mientras que el negocio del turismo receptivo tardara al menos cuatro años en volver a la normalidad anterior, al igual que el de negocios en general.


Pero lo más lógico es que esa nueva normalidad anterior no sea lo que fue porque como telón de fondo de esta actividad está el fenómeno que más va a incidir sobre el futuro y que es la aceleración de la digitalización, deseada por parte del publico e incentivada por el Gobierno a través , entre otros, de los fondos europeos.


Las principales cadenas hoteleras están apostando fuertemente y con éxito,por sus propios sistemas de reservas , como ya habían hecho anteriormente las compañías de aviación, mientras que las plataformas de reservas tipo Airbnb no necesitan a las agencias por definición.


Una gran parte de esas 11.200 agencias no verán la “nueva normalidad” . La supervivencia depende de la capacidad de ofrecer servicios a la medida lo que exije un gran conocimiento del cliente y la confianza del mismo . Es un paso adelante pero también un paso atrás a los tiempos de antes de internet.




Texto: Ignacio Vasallo