Mientras estábamos encerrados

|



Da la impresión de que cuando despertemos de este mal sueño el dinosaurio seguirá aquí.


Parecía que el nuevo turismo se iba a basar más en la rentabilidad que en el número de turistas , que ya no habría exceso de turismo y que la “ turismofobia” no volvería,


pero los jugadores con mas recursos para hacer apuestas han decidido volver a las andadas diseñando un nuevo turismo exactamente igual al anterior.


Mientras estábamos encerrados, en diciembre, Airbnb sacó a bolsa un buen paquete de acciones que terminaron el día a un precio tres veces superior al previsto solo un mes antes , valorando a la compañía en una cantidad superior a la de las cuatro principales empresas hoteleras juntas – más de cien mil millones de dólares-


Un par de semanas después y mientras seguíamos encerrados ,Ryanair anunció la compra a Boeing de 210 aviones 737-Max , con la pretensión de recuperar en tres años los niveles de tráfico anteriores a la pandemia , y de tener en operación en el 26, 150 aviones mas que antes . Mientras que el valor de sus acciones se ha mantenido ,el de las compañías rivales ha caído hasta el punto de que ahora Ryanair vale más que B.A, Lufthansa y Air France juntas .


Los mercados han hablado alto y claro mientras estábamos enclaustrados y el mensaje que nos mandan es preocupante . Airbnb tendrá que seguir adelante con su voraz expansión para justificar el precio ,ayudando en una primera fase a la recuperación turística , pero poniendo de relieve bien pronto las deficiencias de un sistema que dependerá cada vez mas de los alojamientos turísticos privados del centro de las ciudades.


Y para que esto pueda ocurrir Ryanair se tendrá que ocupar de enviar a esos destinos a los millones de viajeros que habrán perdido el miedo volar con la mejor medicina que se conoce : los billetes baratos y un alojamiento adecuado a sus bajos presupuestos.


Tanto Airbnb , como especialmente Ryanair, confían en que la necesidad de animar la necesaria recuperación del turismo impidan a los gobiernos y demás autoridades con competencia en la materia ,poner trabas a este crecimiento y es muy probable que así ocurra.


En ese caso habremos vuelto al modelo previo al encierro y se habrá perdido la oportunidad de la crisis



Ignacio Vasallo