Queso Dziugas, el parnesano lituano

De pasta prensada, comercializado en cuatro modalidades en función de su maduración, cuenta con leyenda propia.
|




La República de Lituana que se independizo de la Unión Soviética en 1991, situada en el norte de Europa, está dividida políticamente en diez condados, uno de ellos es el de Telsiai –nombre de un municipio y ciudad a su vez- ubicado en su zona oeste, en el mar Báltico.


En la economía del condado el sector primario, agrícola y lechero, tiene un peso específico muy importante, creándose en la ciudad el queso más conocido y famoso lituano, el Dziugas, en el año 1924.


Queso emblema de la fábrica de quesos y productos lácteos AB Zemaitijos Pienas, elaborado de forma artesanal con leche de vaca cruda alimentadas de forma natural con forrajes y piensos vegetales, sin aditamento de forrajes industriales.

Perteneciente a la familia de quesos prensados, se elabora y comercializa en cuatro tipos en función de la maduración con la que se sale de la quesería: el Dziugas Mild, con 12 meses; Dziugas Piquant, con 18 meses, Dziugas Delicate, con 24 meses y Dziugas Gourmet, con 36 meses. Elaborándose de forma esporádica y cuando las condiciones de la materia prima de 48 y 60 meses, comercializados como Dziugas Edición Limitada.


Siendo los más valorados los elaborados con los ordeños que se realizan en primavera y verano, obtenida con los pastos de praderías a partir del 5 de mayo, fecha en la que celebran la Dziugadienis, la llegada de la primavera.




De forma cilíndrica y pesos que oscilan entre los 3 y los 4,500 kilos, es comparado por sus características organolépticas, en función de su maduración, con el holandés Gouda y los italianos Parmesano y Raigano.


Esta considerado el queso por excelencia lituano, el más exportado y el que más premios y reconocimientos ha recibido a nivel internacional.


Y, que como todos los grandes mundiales, está ligado a una leyenda, tomando el nombre del protagonista de la misma. En Lituania son muy comunes las leyendas, y esta se basa en la época en que las personas convivían con los gigantes, existiendo en Telsiai uno llamado Dziugas.


Una se basa en que el gigante era considerado un gran e intrépido caballero que derrotaba a los teutones, al que se le atribuye la creación de la ciudad de Telsiai y su lago.





Otra se sustenta en que Dziugas habitaba en la ciudad, y defendía a sus pobladores de todos los ataques, enamorándose de la hija de un agricultor, obsequiándolos los vecinos con un gran queso prensado y duro deseándoles muchas felicidades. El gigante agradeció el gesto, naciendo la tradición lituana de acabar las fiestas y celebraciones familiares comiendo queso.

Otros, en la misma línea que la anterior, se basa en el enamoramiento de una joven agricultora, y que una vez casados, compraron un enorme y duro queso que reflejaba la felicidad de la región con el parabién de sus habitantes. El gigante, desde entonces, disfrutaba del maravilloso manjar a diario, sintiendo sus fuerzas renovadas. Pero un día su amada murió y Dziugas quiso dormir eternamente a su lado, descansando juntos en la tumba. Desde entonces, los lugareños, que tanto querían al gigante protector, procuraron mantener viva la receta produciendo el queso como a él le gustaba.


Leyenda o no, la fábrica AB Zemaitijos Pienas, tomo como logo para sus producciones la imagen de un gigante portando un queso, comercializándose con el mismo en la zona central de la etiqueta, con el nombre comercial y los meses de su maduración en la parte superior.



AUTOR: Luis Javier Del Valle Vega.

MÁS INFORMACIÓN: www.dendecaguelu.com