El Oceanogràfic acoge 40.000 ejemplares de distintas especies entre peces, mamíferos, aves o reptiles

|


23138472453 f735eba705 b


Si la Ciutat de les Arts i les Ciències de València, más conocida como La Ciudad de las Artes de Valencia, no necesita ninguna presentación formal, es cierto que no todo el mundo conoce al detalle cuáles son los atractivos que pueden hallarse dentro de este popular complejo, y hoy queremos detenernos en uno de los más interesantes, el Oceanogràfic.


En efecto, el L'Oceanogràfic es apenas uno de los edificios que integran el complejo pero también uno de los que más llama a la vista, gracias al diseño del arquitecto Félix Candela y los ingenieros Alberto Domingo y Carlos Lázaro, generando un espacio único en su tipo en todo el continente, desde el cual se pueden apreciar los diferentes hábitats marinos.


Así, con mares y océanos artificiales de aproximadamente unos 100.000 metros cuadrados, y cerca de 42 millones de litros de agua, estamos en presencia del mayor acuario de toda Europa, una atracción turística de alcance nacional para quienes visitan España, y que es un paseo obligado para todo aquel que tiene la posibilidad de pasar en Valencia al menos un par de días.


En cuanto a su organización interna, en la parte subterránea del parque se pueden hallar unos 40.000 ejemplares de distintas especies, como peces, mamíferos, aves o reptiles, desde pequeños como cangrejos araña, hasta otros gigantescos como las morsas o los leones marinos.


Si de regiones claramente identificadas hablamos, el Oceanogràfic las tiene todas, contemplando una parte dedicada a los animales de océano, otra a las especies antárticas, una para las que habitan en torno al Mar Rojo, un espacio para los ejemplares propios del Ártico, otro dedicado al Mediterráneo, uno para las islas y tampoco faltan los propios de Templados y Tropicales.


A esos hay que sumarles, luego, los pensados más específicamente para algunas especies, como el Delfinario, el Cocodrilario o el Mariposario, lo que asegura que cada concurrente tendrá la oportunidad de acercarse a esas especies que le atrapan, que le han conmovido toda la vida.


Por lo demás, tan pronto ingreses al recinto te quedará claro que el aburrimiento no es una opción posible aquí, considerando la interminable cantidad de actividades entre las que puedes optar:


  • Bucear con tiburones: si bien se trata de una actividad enfocada en los buceadores titulados, la mencionamos porque algunos vienen de todas partes del mundo a aprovechar las instalaciones, y tener un contacto con el tiburón toro, el tiburón gris y el tiburón nodriza.
  • Dormir con tiburones: esto ya es mucho más sencillo, y sobre todo los niños amarán pasar una noche durmiendo en los pasillos subacuáticos, donde las distintas especies marinas les vigilarán atentamente durante la noche, disfrutando al día siguiente del parque sin coste.
  • Entrenador por un día: si bien hay otras actividades, el ser entrenador por un día y ponerte en la piel de estos intrépidos y apasionados humanos, ejercitando delfines, morsas y focas, brinda un nivel de adrenalina y emoción que no encontrarás fuera del Oceanogràfic.


Por último, la temporada de verano suele albergar ciertos eventos especiales, como la escuela de verano, ideal para que los más chicos se entretengan mientras los padres trabajan.